Email

Contraseña:

Si olvidaste tu password escribinos a info@conceptoestetico.com.ar

COMPRÁ
CONCEPTO ESTÉTICO
Sudar: ¿Bueno o malo?.
El tabaquismo y el sueño.
Un gimnasio generador de electricidad.
La leche materna, antídoto contra las enfermedades respiratorias.


La antiestética piel de naranja
Celulitis

Las cifras sorprenden: el 95% de las mujeres presenta celulitis. De diez pacientes que concurren al gabinete estético, ocho consultan por tratamientos para combatir esta alteración. A continuación, origen, alimentación, ejercicios y activos para combatir esta afección estética...

La dermatóloga Graciela Cuomo explica que se trata de una disposición particular del tejido adiposo asociado a cambios en la micro circulación y el tejido de sostén. Es el resultado del agrandamiento de los nódulos hipodérmicos que dan a la piel la apariencia de “pozos”. El aspecto visible surge de la oposición de dos fuerzas: el tejido conectivo vertical que tracciona la piel hacia abajo y la retención de líquido y los adipocitos que empujan la piel hacía arriba. La localización más frecuente del tejido adiposo se concentra en cadera, glúteos y muslos. En personas con sobrepeso y sobre todo en el período climatérico de las mujeres se dispone también en brazos y cara interna de las rodillas.

Tal como explica el dermatólogo Miguel Fridmanis “la celulitis se produce por un cuadro de inflamación crónica de la piel donde el endotelio vascular y el fibroblasto juegan los roles principales. Así se da una alteración de la matriz extracelular que se evidencia por una regeneración distorsionada, con alteraciones inmunocirculatorias, con pérdida irreversible de la información posicional de la matriz”. Todo esto lleva a un estrés oxidativo con fibrosis que se manifiesta clínicamente con la aparición del poceado.

Según la Dra. Cuomo la celulitis se acentúa con la edad, los factores hereditarios, cambios hormonales como embarazo o menopausia, ingesta de anticonceptivos, alteraciones metabólicas y circulatorias, sobrepeso, los inadecuados hábitos alimentarios, sedentarismo y estrés.

La celulitis no se presenta de igual manera en todas las personas. La Dra. Cuomo recuerda que la enfermedad posee una evolución inicialmente edematosa y posteriormente ficroesclerótica, que compromete las estructuras del  tejido adiposo. Esta evolución se presenta en diferentes fases, de acuerdo a la intensidad del problema: edematosa (adiposidad leve en región trocanteriana, se ve afectada la circulación venosa y la linfática, seguida de dilatación de vasos de la capa profunda de la piel); edemato-fibrosa (las fibras comienzan a “aflojarse”, disminuye la elasticidad y la ondulación se torna visible); fibro- esclerótica (las fibras de la dermis e hipodermis se hinchan y hay degeneración del colágeno, se torna crónica la adiposidad localizada y la flacidez); esclerótica o lipoesclerótica (masa celulítica extendida, flacidez y alteraciones circulatorias). 

Los factores hereditarios juegan un rol importante en la predisposición a la celulitis, particularmente en la distribución ginoide de la grasa que es la que determina la morfología corporal.  “La predisposición a la celulitis puede desarrollarse, o bien jamás aparecer dependiendo de los hábitos y costumbres de cada persona. Tener predisposición no significa tener obligación de desarrollar celulitis” afirma la Dra. Cuomo.  Medidas generales tales como evitar los excesos de peso con dietas sanas y balanceadas, realizar actividad física y el control médico ayudan a detectar los primeros signos de celulitis, cuando es más fácil tratar.

La nutricionista Ángela Lerner Sadcovitz aconseja: es importante dividir bien los horarios de las comidas y disminuir la ingesta de grasas saturadas; es importante beber mucha agua, disminuir el consumo de sal e incorporar fibras al organismo; evitar el cigarrillo, bebidas gaseosas con alto contenido de azúcar; sustituir las frituras por preparaciones al horno o hervidas; y aumentar el consumo de frutas y vegetales.

Los cosméticos anticelulíticos son complementos esenciales para el éxito de los procedimientos médicos y estéticos destinados a combatir esta afección. Algunos de los extractos más usados:

  • Centella asiática: en su composición química el derivado triterpénico mas importante es asiaticoside. Estimula la síntesis de fibroblastos, favorece la formación de colágeno, mejor la circulación y oxigenación celular, y la eliminación de sustancias tóxicas. Posee acción regenerativa, antiinflamatoria y cicatrizante. Se utiliza además para diversas afecciones: acné séptico, ulcera varicosa, queloides, hematomas, hemorroides y celulitis.
  • Hedera Helix: variedad de hiedra, cuyo activo principal es hederagenin. Es analgésico, descongestivo y vasodilatador.
  • Ruscus: su característica es la presencia de flavonoides que disminuyen la permeabilidad capilar previniendo el edema.
  • Equisetum arvanese: se destaca por beneficiar la epidermis tanto por su silicio, que ayuda a recuperar y mantener la salud del tejido, como por su acción desintoxicante y limpiadora de vías urinarias, que ayuda a depurar la sangre de toxinas.
  • Hamamelis: astringente y tónico, mejora la presión de perfusión capilar, por lo que previene la congestion.
  • Ginko biloba: posee flavonoides libres, diterpenos y bioflavonas. Reduce edemas, activa la circulación y drena toxinas. Es oxigenante y mejora el estado nutricional del tejido.
Fucus vesiculosis: con comprobada acción reductora y anticelulítica. El iodo orgánico posee acción adelgazante debido a que activa la catabolización de las grasas. Además tiene acción antiinflamatoria, estimula la circulación favorece la oxigenación celular y la eliminación de sustancias tóxicas.

Si desea contactar al profesional, para realizar consultas y profundizar sobre lo expuesto en la nota, envíenos su correo a: info@conceptoestetico.com.ar

Medios de pago
Buscanos en: