Saltar al contenido

KEEPSMILING

KeepSmiling

Una opción de ortodoncia sin brackets, molestias ni dolor

Cómo es el sistema de alineadores transparentes KeepSmiling, una empresa argentina que introdujo en el mercado local una innovación ortodóntica para personas que quieren mejorar la posición de sus dientes sin cambiar su estilo de vida.

Para muchos pacientes, la ortodoncia está ligada a los tradicionales brackets, que son muy visibles, poco estéticos, potencialmente anti-higiénicos y frecuentemente molestos, además de impedir ciertos hábitos alimenticios, ya que no todas las comidas están permitidas durante un tratamiento. Es común que algunos adultos, que quizás necesitarían un tratamiento de ortodoncia, lo descarten por considerarlo demasiado problemático e incómodo.

Sin embargo, hoy en día, no existen excusas para rehuir de una ortodoncia.
En la mayoría de los casos, los antiguos brackets ya no son necesarios, sino que sus funciones pueden ser satisfechas por alineadores transparentes, los cuales, además de ser prácticamente invisibles, son removibles.

Es decir, se pueden sacar a la hora de la comida o antes de un momento íntimo con la pareja. El paciente no tiene por qué cambiar su dieta ni por qué sentirse avergonzado frente a otras personas. Puede vivir tal como lo hacía antes de comenzar con la ortodoncia.

La técnica de alineadores transparentes existe en el resto del mundo desde hace varios años, pero en Argentina no había, hasta hace poco, una oferta local y accesible. Desde finales del 2010, la empresa nacional KeepSmiling comenzó a difundir esta novedad en la región, y ya cuenta con más de 100 consultorios en 10 provincias argentinas que ofrecen el servicio. Pronto, se sumarán 5 provincias en el país y 5 países en el continente.

¿Qué es KeepSmiling?

“Es un sistema de alineación dentaria que, ante la enorme demanda estética de hoy, ofrece una solución no visible, gracias a la tecnología 3D”.

Se trata de una técnica innovadora y renovadora, una alternativa para personas que nunca hubieran accedido a probarse los brackets.

Todo tratamiento comienza con una visita del paciente a su ortodoncista.

Sin ese primer paso, nada de lo que sigue es posible. Luego, el especialista le toma o pide radiografías y ofrece su diagnóstico. Es entonces cuando se determina si KeepSmiling es apropiado para el caso, y, si la conclusión es afirmativa, se toman impresiones y se arma el plan de tratamiento. Una vez finalizados estos pasos, el ortodoncista le envía a KeepSmiling la información del paciente y especificaciones precisas sobre cómo se deben mover los dientes. A continuación, KeepSmiling procesa los datos recibidos y devuelve una película que visualiza, a través de imágenes tridimensionales, la evolución del tratamiento de principio a fin.

Si el ortodoncista está de acuerdo, se prosigue a imprimir los modelos.

«Cada uno de los movimientos hacia la posición ideal es un modelo en 3D, y sobre ese modelo, se construye el alineador». «Por eso se dice que cada alineador trae una posición nueva, y a las tres semanas se desecha y se cambia».

Es decir, el paciente no recibe un sólo alineador, sino un set con varios alineadores. Cada uno mueve los dientes hasta determinado punto y, luego de tres semanas, se descarta y se aplica el próximo en la sucesión. «Si el ortodoncista quiere que tal diente sea rotado tantos grados más, se modifica el modelo hasta que diga: ‘Esto es exactamente lo que yo quiero’. Y ahí se mandan a hacer los alineadores, y una vez que se envían, continúa el ortodoncista trabajando junto con su paciente».

Nada de esto sería posible sin los avances tecnológicos que acontecieron en las últimas décadas. Con la posibilidad de visualizar el tratamiento en 3D, se puede organizar la ortodoncia de otra manera. No sólo se modifica la forma de trabajar del especialista, sino también su comunicación con el paciente.

La película que el ortodoncista recibe de KeepSmiling, sobre la cual se resuelve si seguir o no con el tratamiento, puede ser vista tanto por el doctor como por el paciente.

“Una vez aprobado el plan de tratamiento, se sabe cuánto tiempo va a llevar”. “El paciente ve la misma película que aprobó su odontólogo. Tiene un código de acceso, ingresa, y chequea: ‘Pasaron tres semanas, mi boca va a estar así; en tal fecha, mi boca va a estar así; me caso en noviembre, para noviembre voy a estar así’. Obviamente, dentro de márgenes de fisiología esperables”, clarifica.

De esta manera, el paciente puede estar al tanto del progreso de su tratamiento y entender exactamente qué pasos y qué procesos fueron pautados por su ortodoncista.

¿Para quién es KeepSmiling?

En un principio, esta técnica ortodóntica es para cualquiera que la necesite.
Sin embargo, uno de sus grandes méritos es que puede seducir a pacientes que nunca se hubieran hecho una ortodoncia con brackets, por diversos motivos. «En primer lugar, el tratamiento es para aquellos que tengan un problema estético y no quieren que todos se enteren que están usando un tratamiento con ortodoncia convencional». «La otra ventaja es que te permite ausentarte: hay gente que viaja, y le es más difícil seguir el tratamiento si hay que ir a hacer un control en el consultorio cada quince días, como ocurre en un tratamiento convencional.

Los alineadores transparentes se controlan, pero puede hacérselo más espaciadamente, y si un paciente se va tres meses, por ejemplo, el ortodoncista le puede dar los tres o cuatro alineadores que le corresponden para que se lleve, y se los cambia él mismo», asevera la ortodoncista.

Por lo tanto, los beneficios de KeepSmiling no son simplemente estéticos, sino que también influyen en el ritmo de vida del paciente, quien puede disfrutar de la misma libertad que siempre tuvo, a pesar de usar ortodoncia. Para aquellos adultos activos
que, sin embargo, quieren mejorar el aspecto de sus dientes, es un tratamiento ideal. Además, la técnica de KeepSmiling se adapta a los hábitos diarios del usuario. “La higiene sigue siendo la misma, porque no hay nada que interfiera:
para lavarte los dientes, te sacás el alineador, lo que es una gran ventaja, sobre todo en aquellos pacientes que tienen algún problema de higiene particular porque no tienen una buena técnica de cepillado y entonces tienen problemas periodontales o en las encías”, elucida la directora odontológica de KeepSmiling, que agrega: “Y, por supuesto, se puede tener una alimentación normal, porque los alineadores también se sacan para comer”.

La practicidad e invisibilidad de los alineadores transparentes, más allá de los beneficios que se acaban de enumerar, también amplía el abanico de personas que pueden consentir a una ortodoncia. La edad, el estilo de vida, la timidez o la exposición mediática del paciente ya no son factores que compliquen o limiten la factibilidad del tratamiento.

“A mí me pasó hace poco con una señora de 78 años, que tenía la fiesta de casamiento del hijo y tenía los dientes de adelante bárbaros – que no es muy fácil – pero torcidos”.

“Entonces ella vino a hacerse una prótesis, pero había que gastarle todos los dientes, y dijimos: ‘Vamos a hacerte ortodoncia’. Y ella dijo: ‘¿Yo, una ortodoncia?’.

Llegó a la fiesta del hijo impecable, con sus propios dientes, pero derechos. Antes ella no iba a usar un tratamiento convencional, no porque no funcione, sino porque de pronto no se veía a los ochenta años con eso.

Hay que tomar toda una decisión de decir: ‘Sí, me voy a poner brackets’. Yo creo que el paciente que va a hacerse un tratamiento convencional, ya tiene su solución. En cambio, este sistema es para todo aquel que nunca se haría un tratamiento convencional, porque no puede, porque trabaja, porque está en los medios o hace cámara. Nosotros hacemos un juego para que el paciente entre en confianza. Cuando le entregamos el alineador, le decimos: ‘No se lo digas a nadie’, para ver quién se da cuenta y que le dé la confianza de que nadie nota que está usando un alineador transparente”.

Origen y futuro de KeepSmiling

La empresa arrancó a finales del año 2010 y, desde ese entonces, comenzó a crecer. Sin embargo, las investigaciones en torno a la técnica habían arrancado unos años antes. “Éramos un grupo de ortodoncistas que los probábamos y estudiábamos nosotros”.

A pesar de ser un proyecto en pleno crecimiento, mucha gente todavía no sabe que existen los alineadores transparentes.

“Todavía no hay mucha conciencia, hay mucho boca a boca. Viene el primo del amigo o porque lo vio a Fulano, pero no hay grandes publicidades del sistema”.

“La gente se enoja a veces, nos preguntan por qué no lo damos a conocer.

A veces, no hay tiempo. La idea primera fue que sí lo supiese todo el ámbito científico, que los ortodoncistas conocieran el arma que tenían en sus manos. Tampoco era bueno dárselo a conocer a todo el mundo, y que por ahí no lo supiera la comunidad ortodóntica, que era la más importante”.

Cuando el paciente finalmente descubre este nuevo tipo de ortodoncia, no siempre confía en los resultados.

Muchos incluso preguntan: “¿Esta placa me va a mover?”.
Salvo que confíen en el ortodoncista o que conozcan a alguien que ya usó alineadores transparentes, puede ocurrir que el tratamiento no despierte confianza en el paciente de forma inmediata y definitiva.

Sin embargo, la empresa y la técnica de KeepSmiling recién arrancan.
La expansión del sistema a futuro será enorme, en parte porque la demanda lo requiere. “La demanda estética de hoy es brutal. Estas ofertas también surgen porque aumenta la demanda. Siempre digo: ‘Cuando nuestras mamás venían a buscarnos al colegio, no venían del gimnasio’. Hoy sí, porque se preocupan por su físico, por su estética, tanto la mamá como el papá. No hay gente que diga: ‘Ay, no, esto no’. El que lo conoce, lo usa”.

De todas formas, a pesar de la tecnología de KeepSmiling, su éxito sigue dependiendo de algo crucial: la buena predisposición del paciente. “Yo te puedo garantizar que no interfiera con tu habla, que nadie te lo vea, que no duela, que se cumpla lo que te muestro en el video. Pero si vos no lo usás, no va a pasar”, explica la ortodoncista.

“A mí no me sirve a esta altura que alguien tome un tratamiento que no le va a servir. Si no sos ordenado, no sirve.

Corrige si lo usás”, remarca. Si el paciente cumple con las 22 horas diarias que las placas deben permanecer en su boca, KeepSmiling resulta una excelente alternativa a la ortodoncia tradicional. Es un “sistema tecnológico impresionante” que se suma al “conocimiento del ortodoncista”, que conoce al paciente y “pide un tratamiento específico para él”. Se trata de una solución totalmente personalizada, un sistema de ortodoncia cuyos resultados se pueden previsualizar meses antes de que aparezcan, un tratamiento que ni siquiera empieza hasta que tanto el especialista como el paciente puedan afirmar sin lugar a dudas:: “Sí, esto es lo que yo quiero”.

Beneficios de keepsmiling

•Invisibilidad
Las placas alineadoras son casi invisibles. Por lo que será muy difícil que alguien se de cuenta que las está usando.

•Facilidad de uso
Es muy simple su uso y sólo deberás quitarte las placas para comer o cepillarte los dientes.

•Frecuencia en el uso
Podrás utilizar las placas durante todo el día, aprovechando al máximo el tratamiento.

•Comodidad
Son muy confortables, gracias a la calidad y flexibilidad de los materiales que lo componen.

•Higiene
Podrás lavarte los dientes de manera convencional, y mantener así una correcta higiene dental.

•Previsibilidad
Verás el resultado del tratamiento y de sus etapas, antes de su aplicación.

¿Qué ventajas tiene KeepSmiling?


KeepSmiling es confortable. Su uso es agradable y placentero gracias a la calidad y flexibilidad de los materiales con que están hechas las placas.
Es transparente y muy estético ya que prácticamente no se ve.
KeepSmiling es removible. Puede retirarse para las comidas y para lavarse los dientes. KeepSmiling no interfiere con su estilo de vida.

¿Cómo se usa KeepSmiling?


KeepSmiling se usa veintidós horas diarias, día y noche. Sólo se quita para comer, cepillarse los dientes y pasarse el hilo dental.

¿KeepSmiling interfiere con mi manera de hablar?
Algunas veces las placas pueden afectar temporalmente y en forma muy sutil el habla de algunas personas, puede aparecer un pequeño seseo durante un día o dos. No obstante, en cuanto la lengua se habitúa a las placas en la boca, estas alteraciones en la pronunciación desaparecen.

¿Puedo masticar chicle mientras use las placas?


No, no se puede mascar chicle mientras se usan las placas porque el chicle se adhiere a ellas.

¿Cuánto dura el Tratamiento con KeepSmiling?


Como con otras opciones, la duración del tratamiento variará dependiendo de la complejidad del caso. De todas maneras, en los casos completados hasta la fecha, los tratamientos KeepSmiling terminaron en aproximadamente la misma cantidad de tiempo que otras opciones de tratamientos de alineación dental. Durante su primera visita, el odontólogo KS podrá estimar la duración de su tratamiento, así como dar una respuesta para cualquier otra pregunta que pueda tener.

¿Qué ocurre después del tratamiento para evitar que mis dientes se muevan de nuevo?


Generalmente los pacientes necesitan un retenedor convencional, durante un tiempo, una vez finalizado el tratamiento.

Calificar